Viernes 29 de Marzo 2019

San Nicolás de los Garza, Nuevo León

Estadio Universitario

 

El partido correspondiente a la jornada 15 entre Tigres y Necaxa fue algo singular y de un increíble empate a 0. Un logro que nadie había tenido en el Universitario y considerando las atenuantes, sorprende aún más.

El pasado viernes, como cada que visitan la Cd. De Monterrey, las Centellas iniciaron su travesía de más de 10 horas desde Aguascalientes. En algún punto entre Ramos Arizpe Coahuila y Santa Catarina, Nuevo León el camión en el que se transportaban presentó una falla mecánica y el equipo se quedó varado alrededor de las 4:00 p.m. faltando solo 4 horas para el encuentro. Pronto el Club Necaxa, la Liga y el Club Tigres tuvieron conocimiento del asunto y se decidió posponer el encuentro a las 8:45 p.m. El equipo local, en un gesto de deportivismo, aceptó retrasar el partido y envío su autobús oficial a recogerlas. Las visitantes llegaron al estadio Universitario alrededor de las 7:40 p.m. e inmediatamente se trasladaron al vestidor para cambiarse y salir a calentar. Para este punto la Liga había decidido cambiar el inicio del encuentro a las 8:25 p.m. por lo que las Centellas apenas y lograron iniciar el encuentro. Considerando el cansancio del viaje, el retraso y que jugaban contra uno de los punteros del torneo todo parecía ir en contra del Necaxa pero la historia de David contra Goliat dio un giro inesperado.

El Necaxa inició el encuentro con 6 defensas, 3 medias y una delantera. El planteamiento de la DT Fabiola Vargas era contener a una de las ofensivas más poderosas del torneo lo cual se tradujo en la cancha ya que el 99% del encuentro se jugó en terreno del Necaxa y Katty Martínez, Lizbeth Ovalle, Evelyn González y hasta Greta Espinoza tuvieron oportunidad de anotar pero la defensa de las centellas siempre estuvo atenta. Llegadas de profundidad, tiros de media distancia y hasta táctica fija se veía por los linderos del área pero las locales no lograron perforar la meta de Andrea Rivera.

Últimamente Tigres han sido criticadas por su falta de efectividad que les caracterizaban en torneos anteriores, a pesar de ganar los encuentros la afición no está contenta con el trabajo del DT Villa Zeballos quien es cuestionado por sus alineaciones y movimientos. Particularmente se le reclama por dejar en la banca al estandarte del club, Nayelli Rangel quien entro al medio tiempo para intentar darle variante a las llegadas pero tampoco hubo suerte con el movimiento.

Por parte de las visitantes pareciera que lo duro del viaje les repercutió en el orgullo, en este encuentro se vio un Necaxa duro, sin miedo al rival, con coraje y garra (Bueno, hasta la tranquila Vyaney Zorrilla se puso al tú por tú con Liliana Mercado y el árbitro tuvo que “sugerirles” darse la mano para parar el roce). Las Centellas han sabido trabajar su defensa y media a lo largo del torneo, han tenido buenos primeros tiempos pero al final el rival siempre termina perforando la defensa pero esta vez el planteamiento funcionó. Cuando Lizbeth Ovalle tomaba el balón por la banda izquierda en el primer tiempo la cerraban hasta 4 elementos entre ellos Valeria “Pony” Meza y Lucía Muñoz y así cada espacio que jugaba Tigres llegaban al menos 2 jugadoras del Necaxa. Para el segundo tiempo fue la misma dinámica, las Centellas corrieron, cubrieron, taponearon, cabecearon, se rifaron el físico y casi anotan al minuto 88 cuando recuperan el balón en medio campo y arman un contragolpe que termina en las manos de la arquera felina.

El triunfo de Morelia vs Chivas y este empate a 0 nos demuestran que no hay enemigo pequeño en la Liga MX Femenil y que también los equipos sin grandes presupuestos pueden dar la pelea a mediano y largo plazo si se le da seguimiento a los proyectos. Tigres deja ir el liderato y se queda en 2do lugar de grupo con 29 puntos, Necaxa llega apenas a 3 puntos y sigue en el fondo de la tabla.

 

Vianey Rodríguez G.

 

 

Las jugadoras del Cruz Azul ya estaban formadas y listas para entrar al campo cuando un grito proveniente del otro lado del terreno de juego hizo que los aficionados se pararan de sus asientos. Fue un "1,2, 3... ¡vamos, América!" ensordecedor que se escuchó desde los vestidores del club local hasta las tribunas del Estadio Centenario No. Cinco de Coapa. 

El público contestó con aplausos y uno que otro gesto de sorpresa, como si el meme de Pikachú asombrado pudiera ponerse en la cara de los espectadores. Y entonces salieron Lucero Cuevas, Ana Gaby Lozada, Julieta Peralta y el resto de las futbolistas de las “Águilas”, todas vestidas con su elegante uniforme color crema. El aplauso fue mayor.

Conforme se acercaban a las gradas, el choque de palmas sonaba más fuerte y después de que se tomaron la foto oficial, una señorita vestida de traje les dijo que todavía no ocuparan sus posiciones en la cancha, que se formaran en una sola fila porque les iban a dar un detalle. Los elementos del cuadro local obedecieron y varias personas, entre las que se encontraban niños, señoras y adolescentes, pasaron a darles una rosa, un abrazo y a tomarse una foto.

Todo transcurrió muy rápido, y en cuestión de minutos, la gente que les había entregado el regalo ya había abandonado el campo y tomado su lugar entre los demás fanáticos. Era hora de jugar y la árbitra del encuentro, Karen Hernández, ya tenía el silbato en la boca.

Los primeros minutos empezaron muy “trabados”, con llegadas e intentos fallidos por ambos bandos. Las pupilas de Leo Cuéllar atacaban de derecha a izquierda y Dayana Cazares intentó utilizar su velocidad para vulnerar por esa pradera, pero la lateral cruzazulina Wendy Jiménez estuvo atenta para cortar los avances.

Otra llegada de peligro tuvo lugar al 6’, cuando la defensa central de las “cementeras”, Daniela Monroy, sacó un cabezazo dentro del área grande que fue contenido por Ceci Santiago.

Cruz Azul Femenil empezó más enjundioso el encuentro y cinco minutos más tarde, Daniela Contreras arrancó a velocidad y recortó a la “Chule” Peralta, quien casi se cayó por la finta pero logró reponerse para tapar el servicio.

Sesenta segundos después, la zaguera “cruzazulina” Nancy Zaragoza intentó vencer a Santiago con un zapatazo de media distancia, pero su tiro pasó desviado del marco defendido por la portera de la selección nacional.

Si hubo alguien que le dio un verdadero dolor de cabeza a las defensoras centrales del América fue la mediocampista ofensiva del Cruz Azul, Martha Enciso, quien en cada incorporación que hacía dejaba detalles de su buen cambio de ritmo y facilidad para el regate.

Esta última cualidad se vio unos minutos antes del medio tiempo, al 22’, cuando condujo la esférica por el centro de la cancha, amagó hacia un lado, amagó hacia el otro, le tiró la “bicicleta” a Estefanía Fuentes y sacó el disparo con su pierna derecha. El balón pasó por un lado, pero la acción arrancó el aplauso de sus compañeras.

El tiempo sirvió para que las jugadoras del América se soltaran en el rectángulo verde y fue hasta el 14’ cuando Dayana por fin pudo llegar a línea de fondo para sacar un servicio dirigido hacia la delantera Lucero Cuevas, quien no pudo hacer un buen último toque y dejó el balón en las manos de la “cancerbera” Mariana Zárraga.

Dicen que “la que persevera alcanza” y la jugada que no le había salido a Cazares veintiún minutos antes, le salió al 35’.  Surgió de un saque de banda por la derecha. La número siete “azulcrema” recibió dentro del área y mandó un pase al punto de penalti, donde se encontraba Lucero, para que la artillera campeona de goleo en los torneos Apertura y Clausura 2017-2018 sacara un disparo imparable con su pierna derecha y marcara el primero del partido.

 

Cuevas estuvo cerca de hacer del doblete a los 38´. Una vez más la pelota llegó a línea de fondo por conducto de Cázares y Lucero disparó, pero la pelota encontró el fin a su recorrido en el travesaño de la portería defendida por Zárraga.

Se agregaron tres minutos y el América se fue al descanso con la ventaja en el marcador, pero el equipo visitante se llevó un susto cuando Wendy Jiménez se quedó tendida en el césped después de que sus compañeras ya hubieran entrado a los vestidores. De inmediato, seis elementos de su equipo que todavía no entraban corrieron para ver qué le pasaba y la rodearon para ver si estaba bien.

“¡Déjenla respirar!, “¡denle espacio!”, gritaba una señora desde la tribuna, pero los servicios médicos seguían tan metidos en lo suyo que no se percataron de los gritos.

Luego de unos minutos, Wendy se paró y caminó, ayudada por dos jugadoras del Cruz Azul, quienes le ayudaron a llegar con el resto del plantel.

Empezó el segundo tiempo y el cambio no se hizo esperar: salió Jiménez presionando una bolsa de hielo en su cachete y entró Jacqueline Hernández.

Para la segunda mitad, América empezó más agresivo y a los ocho minutos de tiempo corrido, Lucero recibió el balón dentro del área, se dio la vuelta con mucha facilidad e impactó la redonda hacia la meta custodiada por Zárraga, quien se lanzó espectacularmente para desviar el tiro.

A los 65 minutos cayó el segundo gol. Daniela Espinosa, quien había entrado por Kimberly Reséndiz a la hora de juego, fue la responsable del 2-0 para el representativo americanista. La delantera recibió incomoda un pase de Lucero Cuevas y quiso rematar pero no prendió la circular a modo, sin embargo, como la pelota le quedó ahí mismo, aprovechó la mala salida de la guardameta “celeste” para puntear y marcar el 2-0.

No habían pasado ni 120 segundos cuando la mejor anotadora de “la máquina” en este torneo, Norma Gaitán, anotó su quinto gol del certamen mediante un tiro raso dentro del área grande.

Enciso seguía atormentando a la zaga americanista y estuvo cerca de anotar el del empate a pocos minutos del final, pero su intento pasó justo por encima del travesaño.

Luego de cuatro minutos de compensación, Karen Hernández pitó el silbatazo final. El Cruz Azul se fue directo a los vestidores y las jugadoras del club de Coapa se quedaron aplaudiéndole a su afición.

Por el América reaparecieron Citlali Hernández y Daniela Espinoza, pero se cayeron Marylin Díaz, quien estuvo fuera de la convocatoria por un problema personal y Viviana Michel, quien observó el partido desde la tribuna por decisión de Cuéllar.

Foto: Liga MX Femenil

Dicen que “no hay plazo que no se cumpla ni fecha que no llegue” y Pachuca hoy lo aprendió a las malas. El equipo dirigido por Eva Espejo perdió el invicto en el Clausura 2019 y cayó 2-0 ante las Águilas del América en la Cancha Centenario No. Cinco de Coapa.

El encuentro pintaba para ser interesante debido a que ambas escuadras se encontraban en la parte alta de la tabla general, y pese a que Tuzos Femenil era la tercer mejor ofensiva del campeonato con 16 goles marcados, el ímpetu de las campeonas pudo más.

Diana González, mediocampista de las azulcremas y mejor anotadora del club de Coapa en este certamen con tres tantos en seis apariciones, puso el 1-0 al minuto 40’ gracias a un penalti cobrado con fuerza hacia el lado izquierdo que fue rozado por la guardameta “Tuza” Alejandría Godínez.

 

Terminó el primer tiempo y ambos equipos se fueron al vestidor. Si bien América tuvo el gol, los primeros 45 minutos fueron muy peleados en el medio campo y no hubo un claro dominador.

La segunda parte continuó con la misma tónica. Tuzos Femenil y “Águilas” jugaron la mayor parte del tiempo en el “ecuador del terreno de juego” y debido a lo “trabado” del cotejo optaron por diferentes métodos para circular el esférico: América apeló a la velocidad de Mónica Rodríguez y a los pases cortos para generar peligro, y Pachuca, por su parte, recurrió a la técnica y la experiencia de Mónica Ocampo, quien arrancó por la banda y se fue metiendo hacia el centro utilizando gambetas para quitarse a sus marcadoras.

Al final, el quinto ataque más letal del Clausura 2019 con ocho goles anotados se impuso a la mejor defensiva con dos tantos recibidos. En los últimos minutos de la cita, las Águilas firmaron la victoria por medio de Ximena Ríos, quien capitalizó un desborde por izquierda de Rodríguez y sacó un zapatazo desde el área grande que dejó sin oportunidad a Godínez para marcar el 2-0 definitivo.

Con este resultado, América Femenil se ubicó en la tercera posición de la tabla general con 16 unidades, empatando a Pachuca y a Tigres, y desplazó a Pumas Femenil, que se quedó con 15 puntos, a la cuarta posición.

En la jornada de media semana, las águilas del América volarán a Puebla para medirse a las Universitarias de la Benemérita Universidad de Puebla mientras las Tuzas recibirán en la Bella Airosa a las Diablas Rojas del Toluca.